Skip to content Skip to navigation

La capacidad de un semirremolque de 53 pies es aproximadamente 3500 pies cúbicos, lo cual es más que suficiente para cargar el amoblamiento de dos casas grandes. Para aquellos que se encargan de cargar y descargar estos vehículos, las rampas seguras, confiables y fáciles de operar pueden ser invaluables. Y para las personas que no se dedican profesionalmente a estas tareas, sino que son los padres de quienes participan en la banda, la necesidad de facilitar el proceso es aún más urgente.

Clubhouse Trailer Company (“The Clubhouse”) de Edmond, Oklahoma, es la única compañía que se especializa en construir remolques personalizados que las bandas de marcha utilizan para transportar sus equipos de una presentación a otra. Hasta hace poco, estuvieron usando cilindros hidráulicos para desplegar y guardar rampas de carga, pero recientemente cambiaron por actuadores eléctricos. Al hacerlo, demuestran la eficiencia desde la logística y las mejoras que tienen consecuencias mucho más allá de las artes de marcha.

Un semirremolque típico para bandas de marcha, como este construido por The Clubhouse para la secundaria Santa Fe de Edmond, transporta equipos que valen millones de dólares.

Salir al campo

Una clásica banda de marcha podría tener cien integrantes o más. Esto se traduce en cerca de un millón de dólares en equipos. En temporada, pueden tener hasta 20 presentaciones por año y, en ocasiones, necesitar cargar todo y trasladarse a otras localidades en el mismo día. Para incrementar el desafío, los equipos de carga están formados por padres de los integrantes que se ofrecen como voluntarios, como Jeff Hadley y Drew Taylor, cofundadores de The Clubhouse.

En 2010, la secundaria a la que asistían sus hijos necesitaba un remolque con urgencia; entonces, decidieron construir una para ellos utilizando un semirremolque restaurado. El resultado fue impresionante, y cuando los distritos de escuelas vecinas los veían llegar a las competencias de bandas, querían uno igual. Al principio, Taylor y Hadley tomaban otros proyectos con pocas ganas, pero eventualmente notaban todo el potencial de su proyecto paralelo. En siete años, lo que fue el pasatiempos de fines de semana y tardes libres de dos hombres se convirtió en una empresa de tiempo completo y, de hecho, en la compañía privada que más rápido creció en Central Oklahoma.

Crecimiento y mejoras

Los primeros remolques de Clubhouse usaron dos rampas manuales que se deslizaban desde los canales del depósito por debajo del suelo del remolque y se colocaban una al lado de la otra para operar. A medida que el negocio creció, a fin de satisfacer las necesidades de la creciente base de clientes, Taylor y Hadley añadieron rampas plegables impulsadas por cilindros hidráulicos. Las rampas constaban de dos segmentos. Los cilindros hidráulicos sujetados al suelo del remolque elevaban y bajaban la rampa, mientras dos cilindros ubicados en la parte inferior de la rampa controlaban la sección de extensión de esta. Cuando la carga estaba completa, los cilindros hacían retroceder la rampa y la guardaban de forma vertical en la parte trasera del remolque, lista para viajar al próximo destino.

Si bien los cilindros hidráulicos funcionaban bien, el creciente negocio demandaba más innovaciones, y los fundadores de The Clubhouse sintieron que la tecnología hidráulica los estaba limitando.

“Usamos tecnología hidráulica porque era lo que usaba el mundo”, dijo Hadley. “Nos servían mucho, pero a medida que aumentaba el número de proyectos, comenzamos a ver inconsistencias en el rendimiento en tareas como manejar límites de temperatura, asentamiento del remolque y distribución del peso”.

Un cambio eficiente

“Nuestra búsqueda inicial de una alternativa no arrojó ningún resultado, hasta que contactamos a Thomson”, continuó Hadley. “En ese momento se aclaró todo el panorama. Nos dimos cuenta que casi todas las funcionalidad que estábamos buscando no las obteníamos de un actuador en sí mismo, sino de la funcionalidad que se puede construir en la aplicación con un actuador inteligente”.

Para el siguiente proyecto, Hadley reemplazó los cilindros hidráulicos que controlaban la rampa por cuanto actuadores lineales eléctricos Electrak® HD de Thomson. Estos controlaban todo el movimiento de la rampa, y alcanzaban una extensión de hasta 28 pulgadas, mientras que los dos anteriores que extendían la sección de plegado de la rampa alcanzaban las 18 pulgadas. (Figura 1)

Figura 1. Cuatro actuadores eléctricos Electrak HD de Thomson (dos en el suelo y dos debajo de la rampa) le permitieron a The Clubhouse controlar el movimiento de la rampa del remolque de forma segura.

 

Optimizar el rendimiento de la rampa

Cambiar a actuadores eléctricos eliminó de inmediato los problemas de respuesta a temperaturas extremas que ocurrían con los cilindros hidráulicos.

“Una banda podía usar el remolque en el clima frío del norte una semana, pero a la siguiente podía ir al sur para el Desfile del Torneo de las Rosas”, dijo Hadley. “Dichas temperaturas extremas afectan al fluido y pueden impactar en el plegado de la rampa, la secuenciación y el tiempo de despliegue, lo cual demanda un ajuste frecuente. Los actuadores eléctricos no están sujetos a dicha variación y ofrecen una operación constante, independientemente del clima y las temperaturas del ambiente”.

Los controles electrónicos también hacen que sea más fácil asegurar la rampa durante el viaje o durante el proceso de carga. Cada sección de la rampa pesa 250 libras y se debe asegurar tanto durante el traslado como durante la operación. Con los cilindros hidráulicos, una vez que se apagaba la corriente, seguía habiendo un deslizamiento desde las fugas de sellado en estos componentes, pero los actuadores Electrak HD tienen una función de bloqueo electrónico que eliminan este movimiento no deseado.

Movimiento suave

La electrónica incorporada de los Electrak HD, combinada con la red bus CAN, garantiza un movimiento consistente y sincronizado de los actuadores de la rampa. (Figura 2)

“En cuanto comienza el despliegue de la rampa, los segmentos tienen que eyectarse para que comience la operación y, luego, nivelarse con el movimiento”, dijo Hadley. “Con los cilindros hidráulicos, cada uno se opera de forma independiente; por lo tanto, si hay algún cambio de variación en el rendimiento del cilindro, se corre el riesgo de que la rampa de deforme o doble. El software de sincronización de Thomson harmoniza la operación del actuador, y le dice a cada actuador cuándo moverse para mantener el equilibrio. Lo mismo sucede cuando hay que guardar la rampa, y, en términos generales, la función de sincronización acelera toda la operación de la rampa”.

Figura 2. La sincronización de los Electrak HD de Thomson ayuda a coordinar la operación de la rampa para que sea suave, segura y rápida.

Beneficios en el mantenimiento

Eliminar los fluidos hidráulicos también tiene muchos beneficios. El equipo de Clubhouse ha dedicado muchas horas a doblar y montar a mano la tubería de acero inoxidable necesaria para llevar el fluido a los cilindros hidráulicos. La liviana tubería también se puede romper si hay instrumentos más sujetados a las paredes y, por lo tanto, existe el riesgo de que ocurran peligrosas fugas. Con los actuadores de Thomson, todo el cableado está protegido con redes en los paneles de las paredes, debajo del suelo y a través del techo.

“Con los actuadores de Thomson, redujimos un 75 % el tiempo de instalación, y los padres de los integrantes de las bandas no tienen que buscar fugas hidráulicas en el equipamiento desde el inicio”, dijo Taylor.

Innovar por conveniencia

A medida que se familiarizaron con las características de los actuadores Electrak HD, Taylor y Hadley comenzaron a añadir funciones a sus remolques de forman que nunca habían imaginado cuando comenzaron a buscar una alternativa para los sistemas hidráulicos. Los actuadores eléctricos les han permitido ofrecerles a los clientes nuevas y exclusivas opciones para cualquier proyecto de remolque, entre ellas las siguientes:

  • Piso móvil: la función de sincronización de los Electrak HD permite elevar una sección del segundo piso suavemente a cualquier altura deseada dentro de un rango de 16 pulgadas, y esto permite optimizar el espacio superior y debajo del suelo. (Figura 3)

Figura 3. La sincronización de los actuadores les permite a los operadores elevar este piso móvil para aumentar el espacio de almacenamiento.

  • Escaleras traseras con plegado eléctrico: las escaleras anteriores contaban con retracción con muelle, pero las nuevas escaleras eléctricas son más sencillas y seguras. (Figura 3)
  • Escaleras delanteras eléctricas: una vez resuelto el diseño retráctil para las escaleras traseras, replicarlo para las escaleras delanteras del remolque ofreció una nueva y conveniente opción de acceso. (Figura 4)

Figure 4. Las escaleras eléctricas ofrecieron nuevas opciones de accesibilidad más seguras para los remolques de Clubhouse.

  • Tubavator: este elevador eléctrico se extiende desde una puerta del remolque abierta del lado de la calle para simplificar la carga de los equipos más pesados de la banda, como las tubas, que pueden pesar hasta 85 libras cada una.

 

Sociedad para la innovación

Además de la funcionalidad del producto, Hadley les da el crédito a los ingenieros de Thomson por haber superado los desafíos de diseño para la instalación y haber ayudado a The Clubhouse a programar las diversas funciones inteligentes del Electrak HD.

“Cuando estábamos teniendo problemas para adaptar conjunto del actuador a la pared, Thomson nos propuso un diseño que rotaba el motor 90 grados”, dijo Hadley. “Para poder montar los actuadores dentro de los marcos de nuestra rampa y mantener la conexión con los puntos de montaje existentes, añadieron una extensión de cuatro pulgadas al tubo del actuador. A fin de permitirnos eliminar un actuador dañado, nos ofrecieron una forma de desenroscar el tapón del conector y dejar el arnés del cableado en el lugar para el próximo actuador. Ante cualquier necesidad que nos surgía, ahí estaban ellos para darnos soluciones”.

En marcha

Hasta el momento, The Clubhouse ha implementado cinco configuraciones diferentes del actuador Electrak HD de Thomson en varios proyectos. Un remolque, por ejemplo, está usando 11 actuadores que impulsan las rampas, las escaleras delanteras y las traseras, el piso móvil y el Tubavator. The Clubhouse sigue construyendo 50 remolques por año y, con miles de programas activos de secundarias, universidades y cuerpos de tambores en los EE. UU., su negocio no hará más que crecer.

Nadie sabe qué rumbo tomarán las futuras innovaciones de los remolques para bandas, pero Hadley y Taylor están casi seguros de que los actuadores eléctricos harán el trabajo pesado.

 

back to top